sábado, 11 de febrero de 2017

A los que reniegan de lo de fuera... por @MiguelGRizo

Hace unas semanas Meryl Streep hizo un magnífico discurso en la gala de los Globo de Oro de Hollywood, donde aprovechó para atizar, entre otros, a Donald Trump por sus políticas de exclusión y las recientes incitaciones a la violencia entre personas de distintas procedencias en Estados Unidos.
Viéndolo me hizo reflexionar sobre la Semana Santa de aquí y lo que “viene de fuera”. Y por ello vayamos por partes:

Imaginería:

Luis Ortega Bru, natural de San Roque (Cádiz) y cuenta con 23 obras en Sevilla, casi todas ellas conocidas.

El gran Juan de Mesa, era de Córdoba. Sevilla le debe su Señor. Destacar el Cristo del Amor, Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes, Virgen del Valle, Virgen de la Victoria, Cristo de la Conversión del Buen Ladrón y el Cristo Yacente del Santo Entierro.

Juan Martinez Montañés nació en Alcalá la Real, Jaén. Conocido por la gran obra de Jesús de la Pasión y los niños Jesus montañesinos.

Francisco Buiza nació en Carmona, y no en la Puerta de precisamente. Talló el Cristo de la Sangre, el Cristo de las Cigarreras y el Resucitado.

Sebastián Santos, el cual talló La Virgen del Refugio, María Santísima de la Concepción, el Señor de la Sagrada Cena o los Dolores del Cerro, era de Higuera de la Sierra, Huelva.

Antonio Eslava Rubio era natural de Carmona también. Talló la Virgen Dolores y Misericordia de la Hermandad de Jesús Despojado.

Ruiz Gijón, autor del Cristo de la Expiración, conocido popularmente como "El Cachorro" era natural de Utrera.

El conocido Juan de Astorga era de Archidona, o su hijo Gabriel, de Málaga también. Innumerables obras posee Juan de Astorga en Sevilla.

Antonio Illanes de Umbrete. De sus manos salieron el Cristo de la Lanzada, los titulares de la Hermandad de la Paz, el cristo de las Penas de San Roque, y la Virgen de las Tristezas, entre otros.

Alonso Alvárez de Albarrán, quien tallara la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad de la Carretería, era Jerezano.

José de Arce, quien tallara el Cristo de las Penas de la Estrella, se cree que era de Flandes.

Andrés de Ocampo, conocido por tallar el Cristo de la Fundación de los Negritos y tío de Francisco de Ocampo, quien tallara el Cristo del Calvario, eran naturales de Villacarrillo (Jaén).

Compositores:

Gámez Laserna. Nació en el año 1907 en la localidad jiennense de Jódar. Pasa la Virgen Macarena, María Santísima del Subterráneo, El Cachorro (Saeta Sevillana) y Sevilla Cofradiera entre otras.

Pedro Morales Muñoz nació en el 24 de enero del año 1923 en la localidad jiennense de Lopera. Esperanza Macarena, Virgen de Montserrat, Virgen de la Paz o Virgen de los Negritos entre otras.

Pedro Braña Martínez. Este músico asturiano nació en Candas en el año 1902. Nuestra Señora del Patrocinio o Coronación de la Macarena entre otras.

Abel Moreno Gómez. Este autor nació en el año 1944 en la localidad onubense de Encinasola. Difícil seleccionar varias marchas dedicadas a Sevilla.

Emilio Cebrián nació en Toledo y compuso la célebre marcha “Nuestro Padre Jesús”. Para muchos una de las mejores marchas que existen. 

José Font Marimont nació en Gerona y escribió marchas como “Quinta Angustia”.

Manuel Font Fernández, adaptó la obra Jone para banda, compuso Expiración, nació en Málaga.

Santiago Ramos Castro, compositor de “Virgen de las Aguas” nació en la población cacereña de Berzocana.

José de la Vega, autor de Valle de Sevilla, nació en Córdoba.

De los compositores actuales con marchas reconocidas encontramos a Victor Ferrer, compositor de “Mi Amargura” y es natural de Granada o el compositor de la marcha “Osanna in Excelsis” Oscar Navarro, que nació en Novelda (Alicante).

¿Con esto quiero decir que los imagineros y compositores naturales de Sevilla son peor que los anteriormente mencionados? No. Con esto quiero decir que muchas veces en lugar de mirarnos el ombligo tan bonito que tenemos y renegar de lo de fuera, deberíamos fijar la mirada un poco hacia el pasado para ver que han hecho “los de fuera” por la Semana Santa.

Por no hablar de la gran cantidad de músicos, capataces, costaleros, hermanos, miembros de juntas, priostes, etc. que actualmente vienen de fuera a aportar su granito de arena y hacer lo que más le gusta.