jueves, 27 de abril de 2017

No quiero a cobardes en las calles... por @MiguelGRizo

El pasado Viernes Santo, horas después de toda la movida de la Madrugá, lo único que oí de manera repetida fue: “Yo el año que viene no voy a la Madrugá, yo paso, no hay necesidad”. Estoy de acuerdo, no vengas. Ni tú ni todas las personas que tienen miedo. No quiero a cobardes en las calles de Sevilla en Semana Santa. Quiero tener a mi lado a personas (desconocidas y conocidas) que sepan estar y enfrentar este tipo de situaciones. Si vas a tener miedo, a gritar como una loca a la mínima situación, quédate en tu casa viendo Canal Sur o ElCorreoTV y deja a los demás vivir una noche tranquila, porque tu miedo lo único que hace es generar más miedo a los demás y crear un pequeño caos. Y lo digo porque sé que el año que viene, llegará Semana Santa, todo avanzará en su curso normal y cuando llegue la Madrugá de nuevo, este tipo de personas volverán a pisar las calles y a tener miedo a la mínima, y vuelta a empezar.

Algunos dicen que la manera de enfrentarlos es salir todos a la calle y ver las procesiones con valentía, naturalidad y normalidad. ¿Para qué? ¿Para que al mínimo ruido empiecen a correr hacia el infinito y más allá? Discrepo de esto. Al fin y al cabo, el único que debe salir a la calle es Él y su madre, y tened por seguro que siempre, siempre, siempre, va a estar acompañado. Y otra cosa tened por seguro, hay mucha gente que sobra de la Semana Santa.

Eduquemos a los niños en la valentía, y empapémonos de su ilusión y su inocencia. Ellos son la Semana Santa, en su mirada podemos encontrar el futuro de las Hermandades y de Sevilla. Vivan la Semana Santa con ellos y no corra, no tenga miedo, que estando Él ¿Qué malo te podría pasar?